¿La génesis de la censura a la prensa en SDO?

Por: Dilen Montero

La República Dominicana vive un estado de inciertas respuestas a preguntas importantes sobre el ejercicio del periodismo en los niveles profesional/cuasi profesional/amateur y/o aficionado.

Ante esa importante realidad, una fuerza general supedita lo particular de las regiones, provincias, municipios y otras subdivisiones geográficas en la isla Hispaniola.

Las autoridades de un turno determinado en los municipios-que es donde generalmente se lleva a cabo la mezquina práctica- se amparan en la denigrante excusa que ofrecemos en párrafos anteriores.

Santo Domingo Oeste no es la excepción, una localidad que por años ha sufrido falencia de respeto a quienes, sin importar las limitaciones, obstáculos y cuestionantes, salen a perseguir el material noticioso, para, en un libre y democrático ejercicio, amparado en la Constitución de la República, informar a la ciudadanía, y aportar al fortalecimiento de la democracia, a través de la exposición del quehacer público.

La Constitución de la República Dominicana consagra la libertad de expresión e información en el artículo 49 y establece los derechos, distintos pero interrelacionados, de expresión e información, así como otros aspectos complementarios como el secreto profesional, la cláusula de conciencia del periodista, el derecho a réplica y rectificación y los límites a que se encuentra sujeto el disfrute de estos derechos.

Este jueves, un penoso episodio se vivió en la Sala Capitula de la Alcaldía Santo Domingo Oeste, reprochable no sólo al bufete directivo del concejo, sino, también a los miembros concejales, que con su silencio (documentable), aportaron a lo que podría ser el inicio de intento de censura a los medios de comunicación en Santo Domingo Oeste.

Extendemos un llamado de atención al presidente de la Sala Capitular, Eddy Tejeda, personaje pictoresco de la política municipal, que ha legitimado «en su accionar» la inestabilidad emocional, dirigencial y política, al punto de caer en lo moral y éticamente cuestionable; es por lo anterior que les advertimos que los medios de Santo Domingo Oeste no se dejarán amedrentar y que estaremos vigilantes a otro intento de irrespeto, obstáculo o atropello al ejercicio de un derecho consagrado en la Constitución y en los marcos legales de organismos internacionales que respaldan y facultan la libertad de expresión como un derecho fundental del individuo.

La Sala Capitular es de interés para la totalidad de la municipalidad de Santo Domingo Oeste y lo que pase en ella, es y debe ser de interés para el soberano pueblo, a través de los órganos comunicaciones.

No aceptaremos otro irrespeto, por lo menos NO en CoyunturaRD, donde ofrecemos ¡La información tal como es!

Dilen Montero

El autor es comunicador, político y libre pensador; director de CoyunturaRD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s