Apelemos a la sensibilidad…

a2e418_5843ec9d73aa43c9bc6877a2e01c1643.jpg_El Metro de Santo Domingo, como siempre a las horas pico 5:00 a 6:00 p.m.  es muy concurrido por personas de todas las edades (niños, jóvenes, adultos, ancianos  y mujeres embarazadas), sexo, y extractos sociales. El mismo favorece en mayor porción a trabajadores y estudiantes de diferentes  universidades, porque hace que sus viajes sean menos estresantes. 

En días pasados estuve por el citado lugar y me llene de impotencia, al ver que en una de las estaciones, abordo el vagón una joven embarazada, la cual con mucha educación pidió un asiento como es debido, me costó ver como unos señores del sexo opuesto, no cedieron el lugar y en cambio una joven le ofreció su asiento, indignada por la situación vista.

Da vergüenza ver,  como pasamos por mal educados, insensibles, desconsiderados,  y sin valores por no ceder asientos a mujeres embarazadas o envejecientes, si es de conocimiento de todos que estos tienen preferencia, tanto en filas como en el transporte público. 

 En mi opinión hace falta un reglamento o ley que establezca, la preferencia como un derecho legitimo, debido a que por falta de estos se ponen en peligro tanto la vida de estas como la de sus bebes.

 Apelemos a la sensibilidad, además de concientizar a todos los ciudadanos, del peligro que esto puede representar, ahora bien me pregunto si es que acaso no ¿tenemos madres, hermanas o hijas?,  y resultaría lamentable que tuvieran que pasar por esta situación de desconsideración, es simplemente ponernos en su lugar.

2 comentarios en “Apelemos a la sensibilidad…

  1. En los vagones del metro existen unos asientos grises que dicen que son reservados para preferencia a ciertos grupos sensibles, sin embargo, las mujeres se montan en el metro y simplemente dicen que le den un asiento, sin ir donde estan los dedicados a ellas. Mas aun, lo que yo vi fue un grupo de mujeres que ni locas se pararon a darle el asiento a un señor que andaba en muletas porque le faltaba una pierna… Las damas no le ceden en asiento a los que lo necesitan, aunque sean discapacitados.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Nelson perfectamente se de los asientos grises, pero en las horas pico es imposible que estas mujeres o personas envejecientes tengan la facilidad de buscar esos asientos por el gran flujo de personas, y ahora bien, no es mi caso el de no ceder asientos, porque personalmente de solo ver una persona, hasta muy cargadas (con objetos, fundas de supermercado, etc) cedo el asiento, siempre me pongo en su lugar y pienso que algún día me puede pasar, gracias por tu comentario, suscribete a mi Blog así podremos seguir compartiendo, un placer!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s